Ante el problema de la sequía, y la mala calidad de las praderas, la técnica de producción de forraje verde hidropónico surge como una alternativa para generar materia verde en épocas donde aumenta la escasez. Es considerado como un alimento complementario y para producirlo, sólo se necesita de semillas y agua, ya que se produce en total ausencia de suelo. Con esta técnica, con sólo 350 gramos de semilla, se pueden obtener aproximadamente 2,7 kilogramos de forraje verde 100% aprovechable.